IRÁN ATACA BASES DE EE.UU. EN IRAQ Atacan con misiles una base aérea en Irak

TEHERÁN, Irán — Teherán lanzó “decenas” de misiles tierra-tierra hacia una base aérea de Irak en la que hay tropas estadounidenses, en represalia por el asesinato de un alto general iraní a manos de Estados Unidos, informó el miércoles la televisión estatal de Irán.
Se trata de una venganza por la muerte del general de la Guardia Revolucionaria Qassem Soleimani, señaló la televisora.

Posteriormente, la Guardia Revolucionaria de Irán le advirtió a Estados Unidos y a sus aliados regionales que no tomen represalias por el ataque con misiles, según un comunicado difundido por la agencia noticiosa estatal IRNA.

“Les estamos advirtiendo a todos los aliados estadounidenses, que le dieron sus bases a su ejército terrorista, que cualquier territorio que sea el punto de inicio de actos agresivos contra Irán será atacado”, afirmó la Guardia Revolucionaria, que también amenazó a Israel.

No fue posible contactar a las fuerzas estadounidenses para que dieran sus comentarios. Stephanie Grisham, secretaria de prensa de la Casa Blanca, dijo que el presidente Donald Trump está al tanto de los reportes.

El presidente ha sido informado y está monitoreando la situación muy de cerca y consultando con su equipo de seguridad nacional”, señaló.

Irán y Estados Unidos, ¿al borde de la guerra?

La base Ain Assad se ubica en la provincia occidental iraquí de Anbar. Las tropas de Estados Unidos la utilizaron por primera vez después de su invasión en 2003 en la que fue derrocado el dictador Saddam Hussein, y posteriormente volvieron allí para combatir al grupo Estado Islámico en Irak y Siria.

Al operativo se le llamó “Mártir Soleimani”, añadió la televisora iraní. La división aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, que controla el programa de misiles de Irán, lanzó el ataque. Teherán señaló que divulgará más información posteriormente.

El aparente ataque marca una gran escalada del conflicto.

En la Casa Blanca, la secretaria de prensa Stephanie Grisham dijo que los funcionarios estaban “al tanto de los informes de ataques contra instalaciones estadounidenses en Irak”.

“El presidente ha sido informado y está monitoreando la situación de cerca y consultando con su equipo de seguridad nacional”, dijo.

Anteriormente, el presidente Trump modificó su justificación para autorizar el asesinato del poderoso general iraní, diciendo que el principal funcionario de seguridad nacional de EE.UU. proporcionó con retraso la información de que Qassem Suleimani estaba planeando un ataque contra los intereses estadounidenses.

Trump y sus ayudantes habían insistido anteriormente en que el mortal ataque con drones del viernes tenía la intención de evitar que el comandante de la Fuerza Quds matara a “cientos” de estadounidenses.

Pero su muerte en Bagdad provocó en cambio que los líderes iraníes prometieran “incendiar” decenas de objetivos occidentales, que Irak expulsara a las fuerzas militares estadounidenses y presionar al Pentágono para reforzar las tropas estadounidenses y las defensas en la región.

Con el aumento de las tensiones y sin poder convencer de que los estadounidenses ahora están más seguros, Trump y sus funcionarios señalaron el papel de Suleimani en el suministro de insurgentes que mataron a cientos de tropas estadounidenses durante la guerra de Irak, “Fue una represalia”, dijo Trump el martes.

El cambio de énfasis alimentó las crecientes preocupaciones sobre la aún turbia estrategia de la administración para tratar con Irán. También subrayó el desafío único para un presidente que ha pronunciado miles de falsedades desde que asumió el cargo mientras él y sus ayudantes buscaban tranquilizar a los estadounidenses para que puedan navegar una gran crisis de política exterior, en gran parte de su propia creación, antes de que se convierta en una guerra total.

“No creo que ningún presidente estadounidense pueda simplemente decirle al mundo: ‘Confía en mí’”, dijo Richard Haass, presidente de la organización no partidista Council on Foreign Relations. “Trump tiene el problema adicional de su propio historial de faltar a la verdad”.

“Si estás tratando de justificar algo que en última instancia podría llevarte a la guerra, es mejor que lo hagas tan rápido y directamente como puedas”, dijo Leon E. Panetta, quien se desempeñó como secretario de Defensa y director de la CIA bajo el presidente Obama. “Lo último que necesitas es tener un público estadounidense que se pregunte por qué demonios vamos a la guerra”.

Por segundo día consecutivo, altos funcionarios de EE.UU. se vieron obligados a retroceder ante las amenazas de Trump de bombardear sitios culturales iraníes. Cuando llegaron las críticas, Trump pareció retroceder, diciendo por primera vez que no atacaría deliberadamente las antigüedades de Irán.

“Si eso es lo que dice la ley, voy a obedecer la ley”, dijo.

En Bagdad, el gobierno de Irak exigió aclaraciones sobre si los aproximadamente 5.200 soldados estadounidenses en Irak estaban haciendo planes para retirarse después de recibir una carta, en dos ocasiones, de un comandante estadounidense que el Pentágono dijo que fue enviado por error.

Las autoridades iraquíes dijeron que la carta se entregó alrededor de las 8 p.m., pero que la traducción al árabe no coincidía con la versión en inglés. Los funcionarios iraquíes señalaron la discrepancia y luego recibieron una traducción correcta a través de los canales oficiales.

“No se trató de un papel que cayó de una fotocopiadora o algo que vino por accidente”, dijo el primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, en un discurso el martes, y agregó que las afirmaciones posteriores del Pentágono de que la carta era un borrador los había desconcertado.

Facebook Comments